Las 10 películas favoritas de Nobuhiro Suwa

A petición de la Revista Fotogramas el director de El león duerme esta noche ha elaborado una lista con 10 títulos fundamentales de la historia del cine que lo han marcado en su proceso creativo. Tomad buena nota!

Nobuhiro Suwa

  • «Los Hermanos Louis y Auguste Lumière me han dado mucha inspiración y aún siguen dándomela». En la imagen la primera película de la historia del cine, La salida de los obreros de la fábrica, proyectada en el número 14 del Boulevard des Capucines, el 28 de diciembre de 1895.

  • Una partida de campo (Jean Renoir, 1936): «Me llena de felicidad y casi me hace llorar tan sólo con ver la luz que cambia cada momento en la pantalla, los movimientos de los árboles y de la superficie del agua. Aprecio la belleza de la emoción producida por la conexión con la naturaleza.»

  • Cuentos de la luna pálida de agosto (Kenji Mizoguchi, 1953): «En el cine hay cosas que no se deben ver, no se pueden dibujar o expresar, sin embargo la belleza que crea Mizoguchi no existiría si él no tuviese miedo u horror hacia esas cosas».

  • Los 400 golpes (François Truffaut, 1959): «Me ha dado mucho ánimo para comenzar a crear. Para mí fue la primera obra en la que los niños, con sus propias manos, encontraban su lugar en la película.»

  • Vivir su vida (Jean Luc Godard, 1962): «Me ha dado esperanza. Una película no nos enseña todo, hay cosas que no se enseñan y no se ven, y por ello podemos recuperar la conexión con el mundo que hemos perdido.»

  • Faces (John Cassavetes, 1968): «Me ha sorprendido mucho que se pueda expresar cómo es el ser humano; tan trágico, tan ridículo, tan caótico y tan loco, y todo ello confiando en la capacidad de los actores.»

  • La mamá y la puta (Jean Eustache, 1973): «Sentí una esperanza de que el cine no es un mundo de mentiras, sino que tiene que ver con mi vida y con el mundo real en que vivimos.»

  • El espíritu de la colmena (Víctor Erice, 1973): «Me ha impresionado la mirada de Ana. La niña encuentra el fin del mundo, la crueldad. Intenta atravesar el mundo como si su mirada fuese una cámara o la película misma.»

  • Typhoon Club (Shinyi Somai, 1985), la más desconocida en occidente de todas las propuestas: «Me dio fuerza para hacer películas cuando era estudiante y estaba desesperado con el cine japonés. Los movimientos y expresiones de jóvenes que aún son inestables emocionalmente invaden la película.»

  • Caballo dinero (Pedro Costa): «Un trabajo muy estricto, como si afinara una guitarra con sumo cuidado. La película abre la puerta a otras personas con las que convive. He aquí una nueva postura de los seres humanos que hacen películas y de los seres humanos que las ven.»

Otras noticias

  • Ahora, Abrir puertas y ventanas se revela como algo todavía más significativo que en el momento de su estreno mundial: película intimista pero no cerrada sobre sí misma, se trata a la vez de la culminación de un cierto nuevo cine argentino —con todos los matices y diferencias, el que va de Lisandro Alonso a Matías Piñeiro, de Lucrecia Martel a Celina Murga— y de su apertura hacia otros horizontes.

  • Representante de la Nueva Ola de cine portugués, que está dejando huella en el panorama internacional de grandes festivales, Rita Azevedo Gomes se zambulle en Correspondencias en la relación epistolar entre los poetas portugueses Sophia de Mello y Jorge de Sena. El filme indaga en la desolación y enorme dolor que provoca el exilio.